martes, 21 de marzo de 2017

KINESFERA-TRAYECTORIAS-FLUJO

Comenzamos acostados en el suelo. Cómo podemos entrenar el observarse?
Percibir lo que hacemos (lugar que elegimos para comenzar, el modo en el que llego a ese lugar en el suelo). Lo hacemos por decisión o hábito? Cuál es la diferencia? Despertar progresivamente a la percepción de la totalidad.

Observamos la respiración ¿Hasta dónde llega el aire que ingresa? ¿Hasta dónde se percibe como aire, cuándo cambia y se percibe como movimiento? ¿Dónde lo percibo? Observar si se producen cambios en el resto del cuerpo y el pensamiento cuando prestamos atención a la respiración.
Hacer un recorrido por los apoyos del cuerpo en el suelo. Qué partes específicas de nuestro atrás están en contacto con el suelo. ¿Se produce algún cambio durante el movimiento de la respiración?
Recorrer el frente, percibiendo todo lo que no está apoyado en el suelo. ¿Cuál es el volumen del cuerpo? (cráneo, columna, torso, etc...) 

Kinesfera:

Comenzar a explorar la libertad de las articulaciones para permitir que el cuerpo pueda moverse en el espacio. Notar el volumen espacial que aparece alrededor. Tener claridad del motor del movimiento, o qué parte estamos moviendo de un punto del espacio a otro (idea de estar “pintando” el espacio, “dando pinceladas”)

Explorar hasta dónde podemos llegar por adelante, por detrás, a los lados. Tocar todos los puntos de la esfera que podemos alcanzar cuando nos movemos. Comenzar a tener más claridad del cuerpo y de nuestra propia esfera, su tamaño. Descubrir nuevos puntos y despertar partes del cuerpo que inician el movimiento.

Ese volumen se mueve con nosotros por el espacio. Vínculo con otros, entro o salgo de las kinesferas de mis compañeros. Dejo que entren o salgan. Ocupo un espacio o no.

La mitad del grupo se queda en quietud, la otra mitad sigue en movimiento. Observo las reacciones, percepciones, pensamientos e imágenes.
Pausa de todos. Desde la quietud, tomar conciencia si hay un punto que aún no conocemos o creemos que no podemos alcanzar. Ir hacia ese punto con un movimiento. Desde ahí ir al punto que nos resulte más familiar con la parte más habitual.

Juego:
Elegir 4 puntos de la kinesfera. Ir de un punto a otro y repetir la secuencia con 3 variables en la trayectoria:

Periférica o DistalEl trayecto más largo de un punto a otro, bordeando el volumen máximo de la kinesfera.
Central: Vamos de un punto al otro de la kinesfera pasando por el centro del cuerpo.
Media Transversal: El trayecto más directo de un punto al otro. No pasa ni por la periferia ni por el centro. Se involucran más las articulaciones medias (codos, rodillas)

Flujo:

Nuevamente vamos al suelo. Volver a observar la respiración, pero esta vez prestando atención al aire como fluido que entra y sale; conectando el afuera y el adentro. ¿Cómo es ese pasaje? ¿Está interferido o corre?

Comenzar a moverse desde los huesos, imaginando que no hay musculatura que restrinja el movimiento. Cuerpo disponible para ir a donde la pulsión vaya. El pensamiento tampoco restringe (preconceptos, ideas). Liberar la mirada.
Habitar la continuidad: no hay antes ni después. Dejarse ir, estar en el presente.

Encontrar un compañero y restringir el movimiento del otro. Ofrecer resistencia en la dirección contraria a la del movimiento del compañero. Percibir cómo se restringe mi propio movimiento. Prestar atención a cómo el flujo del movimiento es más conducido.
Llevarlo al máximo, obstruir totalmente el camino que toma el movimiento. 
Ir desde la mayor libertad de movimiento a la mayor restricción de ese flujo.
Encontrar una transición para seguir explorando el flujo libre restringido a solas.

video



Notas realizadas en la clase de Análisis del Movimiento I del Taller de Danzas del TSM 2017
Asistente Kevin Litvin

No hay comentarios:

Publicar un comentario